Separating Fact from Fiction: Debunking Elderberry Myths

Separando el hecho de la ficción: Desmintiendo los mitos del saúco

El saúco ha sido aclamado durante mucho tiempo como una súper fruta con propiedades que refuerzan el sistema inmunológico. Sin embargo, durante la pandemia de COVID-19, la desinformación sobre los poderes de esta fruta se propagó desenfrenadamente. Incluso los Institutos Nacionales de Salud (NIH, por sus siglas en inglés) tuvieron que emitir un comunicado aclarando que el saúco no puede combatir el virus. Entonces, separaremos el hecho de la ficción y exploraremos los verdaderos beneficios del saúco para la salud.

Es importante tener en cuenta que los saúcos crudos, así como las hojas y los tallos, son tóxicos y pueden causar náuseas, vómitos y diarrea. Por lo tanto, se recomienda comprar productos de saúco preelaborados en lugar de consumir la fruta cruda. La investigación científica sobre el saúco aún está en sus inicios y, si bien existe una amplia evidencia anecdótica que respalda sus beneficios, falta evidencia científica concreta.

Tradicionalmente, los saúcos se han utilizado para tratar resfriados, congestión y gripes durante miles de años. Sin embargo, la investigación científica aún no ha confirmado por completo esta larga y legendaria historia. Algunos estudios han demostrado una efectividad potencial para reducir los síntomas de la gripe y las infecciones respiratorias superiores, mientras que otros no han encontrado ningún impacto. Se necesita más investigación clínica para determinar los verdaderos beneficios del saúco para la salud, especialmente su impacto en el sistema respiratorio.

Es crucial tener en cuenta que el saúco no previene ni trata el COVID-19. No existen estudios publicados que evalúen el saúco como tratamiento para el virus o sus síntomas. De hecho, consumir saúco mientras se tiene el virus podría causar un distrés respiratorio agudo. Por lo tanto, se recomienda evitar el saúco si se obtiene un resultado positivo en la prueba del virus.

Los saúcos contienen antioxidantes que pueden ayudar a reducir los radicales libres y el estrés oxidativo, los cuales están relacionados con enfermedades crónicas como el cáncer, el asma, la diabetes y la demencia. Sin embargo, se necesita más investigación para establecer un vínculo definitivo entre el saúco y la prevención de enfermedades.

Algunas investigaciones animales prometedoras indican que el saúco podría mejorar la salud cardiovascular. Sin embargo, aún no se ha establecido una conexión confirmada. Incorporar saúco en un plan de alimentación saludable que incluya una dieta basada en plantas y alta en antioxidantes puede tener algunos beneficios para la salud del corazón.

En cuanto a la dosificación, no hay una recomendación estándar para el consumo de saúco. Si se utiliza como alimento, es poco probable que se ingiera demasiado. Sin embargo, si se toma saúco como suplemento, es importante seguir las instrucciones de dosificación proporcionadas. También se recomienda considerar la ingesta de vitamina C, zinc o una combinación de los tres junto con el saúco para apoyar el sistema inmunológico.

Al comprar suplementos de saúco, elija aquellos de empresas de buena reputación. Busque opciones certificadas por organizaciones externas como Banned Substances Control Group (BSCG), NSF o USP.

Las personas embarazadas y lactantes deben evitar por completo el consumo de saúco, según los NIH. Además, es crucial consultar con un médico de atención primaria antes de agregar cualquier suplemento a su rutina, ya que cada persona tiene un historial médico único.

En conclusión, si bien el saúco tiene una larga historia de uso y posibles beneficios para la salud, aún falta evidencia científica. Priorizar una dieta equilibrada y saludable, un sueño de calidad, ejercicio regular y hábitos de vida saludables en general sigue siendo el mejor enfoque para apoyar el sistema inmunológico. El saúco se puede disfrutar como parte de una dieta bien equilibrada, pero no debe reemplazar alimentos integrales nutritivos.

Sección de preguntas frecuentes:

P: ¿Pueden los saúcos combatir el virus COVID-19?
R: No. Los Institutos Nacionales de Salud (NIH) han aclarado que los saúcos no pueden combatir el virus. Consumir saúcos mientras se tiene el virus COVID-19 podría potencialmente causar un distrés respiratorio agudo.

P: ¿Son tóxicos los saúcos crudos?
R: Sí. Los saúcos crudos, así como las hojas y los tallos, son tóxicos y pueden causar náuseas, vómitos y diarrea. Se recomienda comprar productos de saúco preelaborados en lugar de consumir la fruta cruda.

P: ¿Existe evidencia científica que respalde los beneficios para la salud de los saúcos?
R: La investigación científica sobre los saúcos aún está en sus inicios y, si bien existe una amplia evidencia anecdótica que respalda sus beneficios, falta evidencia científica concreta. Se necesita más investigación clínica para determinar los verdaderos beneficios de los saúcos para la salud.

P: ¿Los saúcos pueden prevenir o tratar el COVID-19?
R: No. No existen estudios publicados que evalúen los saúcos como tratamiento para el virus o sus síntomas. Los saúcos no previenen ni tratan el COVID-19.

P: ¿Existen riesgos o efectos secundarios potenciales del consumo de saúcos?
R: Sí. Las personas embarazadas y lactantes deben evitar por completo el consumo de saúco. También se recomienda consultar con un médico de atención primaria antes de agregar cualquier suplemento a su rutina, ya que cada persona tiene un historial médico único. Si los saúcos se consumen crudos, pueden causar toxicidad.

Definiciones:

– Reforzamiento del sistema inmunológico: se refiere a la capacidad de una sustancia o alimento para mejorar el funcionamiento del sistema inmunológico.
– Preelaborados: se refiere a los productos de saúco que están listos para consumir o disponibles comercialmente.
– Evidencia anecdótica: se refiere a la evidencia o información basada en relatos personales, experiencias o historias, en lugar de investigaciones o datos científicos.
– Sistema respiratorio: se refiere a los órganos y tejidos involucrados en la respiración, incluyendo los pulmones, las vías respiratorias y el diafragma.
– Antioxidantes: sustancias que pueden prevenir o disminuir el daño a las células causado por los radicales libres. Los saúcos contienen antioxidantes que pueden ayudar a reducir los radicales libres y el estrés oxidativo.
– Enfermedades crónicas: se refiere a condiciones médicas de larga duración y persistentes, como el cáncer, el asma, la diabetes y la demencia.
– Salud cardiovascular: se refiere a la salud y el bienestar del corazón y los vasos sanguíneos.
– Dosificación: se refiere a la cantidad y frecuencia recomendada para consumir una sustancia o medicamento en particular.
– Organizaciones externas: se refiere a organizaciones independientes que certifican la calidad y seguridad de los productos. Ejemplos mencionados en el artículo incluyen Banned Substances Control Group (BSCG), NSF o USP.

Enlaces relacionados sugeridos:

– Institutos Nacionales de Salud (NIH)
– Banned Substances Control Group (BSCG)
– NSF
– USP

All Rights Reserved 2021
| .
Privacy policy
Contact