New Therapeutic Targets Discovered for Cholangiocarcinoma: A Step Towards Improved Treatments

Nuevos objetivos terapéuticos descubiertos para el colangiocarcinoma: Un paso hacia tratamientos mejorados

Un estudio internacional ha logrado un progreso significativo en la identificación de nuevos objetivos terapéuticos para el colangiocarcinoma (CCA), un cáncer mortal del conducto biliar. Esta investigación, publicada en la revista Gut, arroja luz sobre los mecanismos subyacentes del desarrollo del CCA y propone inhibidores de fármacos potenciales para combatir esta enfermedad letal. Los hallazgos tienen una importancia particular para el sudeste asiático, donde el cáncer de conducto biliar es endémico.

El CCA es prevalente en el noreste de Tailandia, así como en los países vecinos de Laos y Camboya. En esta región, se debe principalmente a la exposición a un parásito del hígado llamado «lombriz hepática», que se puede contraer al consumir pescado crudo o poco cocido. De manera alarmante, la incidencia de CCA también está aumentando en Taiwán, Corea y China, donde otros factores como la inflamación del conducto biliar, la hepatitis, los cálculos biliares o la exposición al agente carcinógeno herbal llamado ácido aristolóquico pueden contribuir a la enfermedad.

A medida que los casos de CCA continúan aumentando a nivel mundial, existe una necesidad urgente de detectar la enfermedad de manera temprana y desarrollar tratamientos más efectivos. Actualmente, la quimioterapia es el enfoque principal, con la terapia dirigida y la inmunoterapia como opciones secundarias. Sin embargo, estos tratamientos tienen una eficacia limitada, lo que resulta en malos pronósticos para la mayoría de los pacientes, con tasas de supervivencia a cinco años de solo el 5%.

Reconociendo la necesidad apremiante de terapias novedosas, un equipo de investigadores de prestigiosas instituciones, incluyendo el Centro Nacional del Cáncer de Singapur, la Escuela de Medicina Duke-NUS, el Instituto de Genómica de A*STAR de Singapur, la Universidad Sun Yat-sen de China y la Universidad de Khon Kaen de Tailandia, se propuso investigar la desregulación y las anomalías genómicas que subyacen en la formación del CCA.

En un estudio previo realizado en 2017, el mismo equipo identificó subtipos distintos de CCA con diferentes causas, mutaciones y actividades del ADN. Sobre esa base, los investigadores profundizaron en las actividades de los potenciadores en los diversos subtipos de CCA. Los potenciadores son secuencias regulatorias de ADN responsables de activar o desactivar genes específicos. El equipo descubrió que estas actividades de los potenciadores están controladas por diferentes vías, ofreciendo posibles objetivos para intervenciones farmacológicas.

Es importante destacar que el primer subtipo, asociado al parásito de la lombriz hepática, presentaba un aumento en la actividad de la señalización estrogénica. El segundo subtipo, no relacionado con el parásito, presentaba una mayor actividad en una vía relacionada con el metabolismo. Por último, el tercer subtipo, potencialmente vinculado al consumo de plantas herbales que contienen ácido aristolóquico, se caracterizaba por actividades relacionadas con el sistema inmunológico.

Prometedoramente, los investigadores encontraron que tratamientos específicos dirigidos a estas vías distintas inhibieron de manera efectiva el crecimiento de estos subtipos de cáncer en modelos experimentales. Por ejemplo, los fármacos que inhiben mTOR mostraron eficacia contra el primer subtipo.

Este estudio innovador abre nuevas vías para el desarrollo de terapias dirigidas para el CCA, allanando el camino para mejores opciones de tratamiento y, en última instancia, mejores pronósticos para los pacientes. Al comprender los mecanismos subyacentes únicos en los diferentes subtipos de CCA, los investigadores pueden adaptar los tratamientos para abordar los mecanismos específicos que impulsan el crecimiento del tumor. Con avances continuos en esta área, hay esperanza de un futuro en el que el CCA sea una enfermedad más manejable.

Sección de preguntas frecuentes:

P: ¿Qué es el colangiocarcinoma (CCA)?
R: El colangiocarcinoma (CCA) es un cáncer mortal del conducto biliar.

P: ¿Dónde es más prevalente el CCA?
R: El CCA es más prevalente en el noreste de Tailandia, así como en los países vecinos de Laos y Camboya. También está en aumento en Taiwán, Corea y China.

P: ¿Qué causa el CCA en el sudeste asiático?
R: En el sudeste asiático, el CCA se debe principalmente a la exposición a un parásito del hígado llamado «lombriz hepática», que se puede contraer al consumir pescado crudo o poco cocido.

P: ¿Cuáles son los otros factores que contribuyen al CCA en otras regiones?
R: En regiones como Taiwán, Corea y China, otros factores como la inflamación del conducto biliar, la hepatitis, los cálculos biliares o la exposición al agente carcinógeno herbal llamado ácido aristolóquico pueden contribuir al CCA.

P: ¿Cuáles son los tratamientos actuales para el CCA?
R: Actualmente, la quimioterapia es el enfoque principal para el tratamiento del CCA, con la terapia dirigida y la inmunoterapia como opciones secundarias.

P: ¿Cuáles son las limitaciones de los tratamientos actuales?
R: Los tratamientos actuales tienen una eficacia limitada, lo que resulta en malos pronósticos para la mayoría de los pacientes, con tasas de supervivencia a cinco años de solo el 5%.

P: ¿Qué buscaron investigar los investigadores en este estudio?
R: Los investigadores buscaron explorar la desregulación y las anomalías genómicas que subyacen en la formación del CCA.

P: ¿Qué reveló el estudio previo del mismo equipo?
R: El estudio previo del mismo equipo identificó subtipos distintos de CCA con diferentes causas, mutaciones y actividades del ADN.

P: ¿Qué descubrieron los investigadores sobre las actividades de los potenciadores en los subtipos de CCA?
R: Los investigadores descubrieron que las actividades de los potenciadores en los subtipos de CCA están controladas por diferentes vías, que pueden ser objetivos potenciales para intervenciones farmacológicas.

P: ¿Cuáles eran las características de los diferentes subtipos de CCA?
R: El primer subtipo, asociado al parásito de la lombriz hepática, presentaba un aumento en la actividad de la señalización estrogénica. El segundo subtipo, no relacionado con el parásito, presentaba una mayor actividad en una vía relacionada con el metabolismo. El tercer subtipo, potencialmente vinculado al consumo de plantas herbales que contienen ácido aristolóquico, se caracterizaba por actividades relacionadas con el sistema inmunológico.

P: ¿Los investigadores encontraron tratamientos específicos que inhibieron de manera efectiva el crecimiento de estos subtipos de cáncer en modelos experimentales?
R: Sí, los investigadores encontraron tratamientos específicos que apuntaban a las vías distintas de los subtipos de CCA y que inhibieron de manera efectiva su crecimiento en modelos experimentales. Por ejemplo, los fármacos que inhiben mTOR mostraron eficacia contra el primer subtipo.

Enlaces relacionados sugeridos: Revista Gut

All Rights Reserved 2021
| .
Privacy policy
Contact