Mental Health Interventions Show Promise in Treating Inflammatory Bowel Disease

Las intervenciones en salud mental ofrecen esperanzas en el tratamiento de la enfermedad inflamatoria intestinal

Un estudio reciente realizado por investigadores de la Universidad de New King en Londres revela que las intervenciones en salud mental podrían mejorar significativamente los síntomas asociados con la enfermedad inflamatoria intestinal (EII). El estudio, un metaanálisis de investigaciones existentes, se centra en el eje cerebro-intestino y su impacto en la EII.

Al analizar datos de 28 ensayos controlados que involucraron a 1.789 participantes, los investigadores encontraron que la terapia psicológica era particularmente efectiva para reducir la inflamación y aliviar los síntomas de la EII. Los antidepresivos y el ejercicio también mostraron algunos efectos positivos, aunque en menor medida.

En lugar de basarse únicamente en el autorreporte de los síntomas, los investigadores realizaron un seguimiento de biomarcadores comúnmente asociados con la inflamación de la EII: la calprotectina y la proteína C-reactiva (PCR). Estos biomarcadores proporcionaron indicadores objetivos de la actividad de la enfermedad y la eficacia del tratamiento, ayudando a los médicos a tomar decisiones informadas sobre la atención al paciente.

La autora principal del estudio, Natasha Seaton, resaltó la fuerte conexión entre la salud mental y la EII, con depresión y ansiedad siendo frecuentes entre aquellos con la enfermedad. De hecho, el 25% de las personas con EII experimentan niveles clínicos de depresión, mientras que el 32% experimenta niveles clínicos de ansiedad. Estas tasas aumentan aún más cuando la enfermedad está activa y los niveles de inflamación son más altos.

Los hallazgos de este estudio enfatizan la importancia de abordar la salud mental en el manejo de la EII. Al mejorar los síntomas de depresión y ansiedad, las personas con EII pueden experimentar una reducción en la gravedad de su condición. Seaton sugiere que las terapias psicológicas brindan a las personas las habilidades y estrategias necesarias para manejar mejor su EII, lo que conduce a mejores resultados de salud física.

Es importante diferenciar la EII del síndrome del intestino irritable (SII), ya que el primero involucra inflamación mientras que el último no. La EII engloba tres condiciones: enfermedad de Crohn, colitis ulcerosa y colitis indeterminada.

Si bien no todas las personas con cambios de humor o problemas de salud mental desarrollan EII, hay evidencia que sugiere que abordar el bienestar psicológico puede tener un impacto positivo en el curso de la enfermedad. A menudo, los clínicos derivan a los pacientes con EII para recibir asesoramiento psicológico, ya que se ha observado que las mejoras en el estado de ánimo y la salud mental coinciden con las mejoras en los síntomas de la EII.

Este estudio se suma al creciente cuerpo de investigación que destaca la compleja relación entre la salud mental y el bienestar físico. Al reconocer la interconexión entre el cerebro y el intestino, los profesionales de la salud pueden proporcionar enfoques de tratamiento más completos para las personas que viven con EII.

Preguntas frecuentes:

P: ¿Qué revela el estudio reciente realizado por investigadores de la Universidad de New King en Londres?
R: El estudio revela que las intervenciones en salud mental podrían mejorar significativamente los síntomas asociados con la enfermedad inflamatoria intestinal (EII).

P: ¿Cuál fue la metodología del estudio?
R: El estudio fue un metaanálisis de investigaciones existentes, analizando datos de 28 ensayos controlados que involucraron a 1.789 participantes.

P: ¿Qué intervenciones se encontraron efectivas para reducir la inflamación y aliviar los síntomas de la EII?
R: La terapia psicológica se encontró particularmente efectiva. Los antidepresivos y el ejercicio también mostraron algunos efectos positivos, aunque en menor medida.

P: ¿Cómo rastrearon los investigadores la actividad de la enfermedad y la eficacia del tratamiento?
R: En lugar de basarse únicamente en el autorreporte de los síntomas, los investigadores realizaron un seguimiento de biomarcadores comúnmente asociados con la inflamación de la EII: la calprotectina y la proteína C-reactiva (PCR).

P: ¿Cuáles son las tasas de depresión y ansiedad entre las personas con EII?
R: El 25% de las personas con EII experimentan niveles clínicos de depresión, mientras que el 32% experimenta niveles clínicos de ansiedad. Estas tasas aumentan aún más cuando la enfermedad está activa y los niveles de inflamación son más altos.

P: ¿Cómo puede beneficiar abordar la salud mental a las personas con EII?
R: Al mejorar los síntomas de depresión y ansiedad, las personas con EII pueden experimentar una reducción en la gravedad de su condición. Las terapias psicológicas brindan a las personas las habilidades y estrategias necesarias para manejar mejor su EII, lo que conduce a mejores resultados de salud física.

Definiciones:

Enfermedad Inflamatoria Intestinal (EII): Este término engloba tres condiciones: enfermedad de Crohn, colitis ulcerosa y colitis indeterminada. Implica la inflamación del tracto gastrointestinal.

Síndrome del Intestino Irritable (SII): Un trastorno caracterizado por dolor abdominal, hinchazón y cambios en los hábitos intestinales. A diferencia de la EII, no implica inflamación.

Enlaces relacionados:

Universidad de New King en Londres – Escuela de Ciencias de la Vida y Medicina

Fundación Crohn y Colitis

All Rights Reserved 2021
| .
Privacy policy
Contact