Understanding and Supporting Children’s Mental Health: Identifying Stress and Anxiety

Entendiendo y apoyando la salud mental de los niños: Identificación del estrés y la ansiedad

Los niños de hoy en día enfrentan niveles crecientes de estrés y ansiedad, un hecho respaldado por un estudio reciente. Dos de cada cinco padres informaron que sus hijos experimentan con frecuencia ansiedad, un aumento significativo en comparación con años anteriores. Este aumento puede atribuirse al estado actual del mundo y al impacto que los eventos mundiales tienen en el bienestar emocional de los niños.

El Dr. Martin Forster, un destacado psicólogo en salud mental infantil, explica que incluso niños pequeños de tres o cuatro años pueden verse afectados por eventos como pandemias y guerras. Los niños son muy sensibles y captan fácilmente los sentimientos de sus padres, lo que puede contribuir a su propia ansiedad.

Los niños mayores, especialmente aquellos que ingresan a la escuela secundaria, también experimentan niveles más altos de angustia. Factores como los desafíos de socialización y las presiones de la comparación en las redes sociales contribuyen a su ansiedad. Los niños desarrollan altas expectativas de sí mismos y se preocupan por su futuro en el mundo adulto.

Es crucial que los padres comprendan la diferencia entre el estrés y la ansiedad al abordar la salud mental de sus hijos. El estrés es una respuesta normal a las demandas del entorno o a situaciones difíciles, mientras que la ansiedad es una respuesta exagerada a miedos irracionales. Identificar la fuente de estas emociones es fundamental para brindar el apoyo adecuado.

Los síntomas de estrés y ansiedad varían según la edad del niño. Los niños pequeños pueden mostrar apego excesivo o comportamiento regresivo, mientras que los niños mayores pueden alejarse de las actividades que antes disfrutaban o aislarse. Es importante que los padres reconozcan cuándo estas emociones se convierten en un problema que afecta el bienestar general de los niños y les impide volver a ser como antes, felices y normales.

Si bien el estrés puede ser una respuesta saludable ante situaciones desafiantes, el estrés y la ansiedad extremos pueden requerir intervención profesional. Expertos capacitados pueden evaluar si la respuesta de un niño interfiere en su vida cotidiana y afecta su capacidad para funcionar. La identificación temprana y el apoyo pueden ayudar a prevenir el desarrollo de trastornos de ansiedad más graves en el futuro.

Los padres desempeñan un papel crucial en el apoyo a la salud mental de sus hijos. Validando sus sentimientos, comprendiendo sus luchas únicas y buscando ayuda profesional cuando sea necesario, los padres pueden asegurarse de que sus hijos naveguen a través del estrés y la ansiedad para llevar una vida feliz y despreocupada.

Sección de Preguntas Frecuentes:

All Rights Reserved 2021
| .
Privacy policy
Contact