New Article: Measles Outbreaks in the United States: A Persistent Concern

Brote de sarampión en Estados Unidos: Un preocupante problema persistente

Aunque en Estados Unidos se ha tenido acceso a una vacuna altamente efectiva contra el sarampión durante muchos años, el país ha experimentado periódicamente brotes durante las últimas décadas. El brote más reciente ocurrió en Filadelfia, donde se confirmaron nueve casos entre personas no vacunadas desde diciembre de 2023. También se han identificado varios casos en otros estados, como Delaware, Nueva Jersey y Washington.

Aunque el número de casos de sarampión en los últimos años no ha alcanzado cifras récord, el hecho de que sigan produciéndose brotes es preocupante para los funcionarios de salud y los expertos. El sarampión fue declarado eliminado en Estados Unidos en 2000, lo que significa que la enfermedad ya no estaba constantemente presente en el país. Sin embargo, factores como la disminución de las vacunaciones infantiles de rutina y los viajeros que traen el sarampión al país han contribuido a estos brotes.

El Dr. Peter Hotez, un renombrado experto en pediatría y virología molecular, expresó su preocupación por la existencia de áreas en Estados Unidos donde las tasas de vacunación pueden ser bajas. Según él, los casos esporádicos de sarampión sugieren que ciertas áreas no están haciendo un buen trabajo al vacunar, y esta tendencia puede empeorar con el tiempo.

Uno de los factores que contribuye a la disminución de las tasas de vacunación es el aumento de las exenciones para las vacunas infantiles de rutina. Un informe reciente de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) reveló que las exenciones entre los niños de kindergarten en Estados Unidos están en sus niveles más altos de la historia. En el año escolar 2022-23, aproximadamente el 93% de los niños de kindergarten recibieron las vacunas infantiles de rutina, incluida la vacuna contra el sarampión, las paperas, la rubéola (MMR). Si bien este porcentaje es similar al año anterior, es más bajo que las tasas observadas antes de la pandemia de COVID-19.

El sarampión puede tener graves consecuencias para la salud, especialmente en niños menores de 5 años. Puede provocar complicaciones como infecciones de oído, neumonía, encefalitis (inflamación del cerebro) e incluso la muerte. La introducción de la vacuna contra el sarampión en la década de 1960 redujo significativamente las hospitalizaciones y las muertes relacionadas con la enfermedad.

Para combatir los brotes de sarampión en curso, los expertos enfatizan la importancia de mantener una alta cobertura de vacunación para lograr la inmunidad colectiva. También destacan la necesidad de esfuerzos para abordar la vacilación frente a las vacunas y la desinformación, factores que han contribuido a la disminución de las tasas de vacunación. Las campañas de educación pública y el acceso mejorado a las vacunas son esenciales para proteger a las comunidades del sarampión y otras enfermedades prevenibles por vacunación.

En conclusión, aunque Estados Unidos ha logrado un progreso significativo en el control del sarampión, los brotes persisten. Es fundamental que las personas prioricen la vacunación y que las comunidades trabajen juntas para promover la inmunización y garantizar el bienestar de todos.

All Rights Reserved 2021
| .
Privacy policy
Contact